Tras la huella de Mingote en la Villa y Corte

El artista pintó una estación de Metro, fachadas, carteles y hasta las lonas gigantes que cubrieron la Puerta de Alcalá durante su restauración. El Ayuntamiento de Madrid pondrá su nombre a una calle, y Alcorcón tendrá también una vía en su memoria

Dibujo de Mingote en la estación de Metro de Retiro
Dibujo de Mingote en la estación de Metro de Retiro

Mingote no nació en Madrid, pero era madrileño por los cuatro costados. Tan es así, que su huella llena la capital. Los residentes y quienes visitan la ciudad la encuentran a cada paso: a las puertas de un comercio centenario, sobre la fachada de un edificio céntrico, en una estación de Metro… Mingote, con M de Madrid, tendrá pronto una calle con su nombre en la capital, según se comprometió ayer la alcaldesa, Ana Botella.

No será la única: la Comunidad de Madrid dará su nombre a un centro educativo, y Alcorcón tendrá una vía dedicada a su memoria, e instaurará un premio gráfico anual con su nombre. Así, seguirá acumulando distinciones este catalán de nacimiento que se ha honrado de llevar durante 30 años —desde 1982— el título de Alcalde Honorífico del Retiro. El parque donde persiste el abeto que él mismo plantó hace décadas. La ciudad y la región le dieron sus máximos galardones: laMedalla de Oro del Ayuntamiento en 1996 y la Medalla de Oro de la Comunidad en 2010. Y él, para quien «Madrid es la mujer sin la que no puedes vivir», correspondió llenándola de «guiños».

Como el que encuentra quien pasea por la plaza de Cristino Martos, y levanta la cabeza ante el número 8 de la calle Duque de Osuna para ver sus dibujos sobre la fachada. Piezas de museo al aire libre, incluidas en el Catálogo de Monumentos en 2007.

Locales centenarios

Claro que no son los únicos: hay 60 establecimientos en Madrid con más de cien años de vida, y cada uno se adorna con un diploma y una placa que recuerda su antigüedad, y que fueron diseñadas también por Mingote. Las dos primeras se pusieron en 2006 en el restaurante Lhardy de la carrera de San Jerónimo, y en la Real Botica de la Reina Madre, en la calle Mayor, 59. Fue una más de las colaboraciones del genial artista con el Ayuntamiento madrileño, en esa ocasión con el alcalde Ruiz-Gallardón. Pero antes tuvo otras con Álvarez del Manzano.

Fue éste quien le ofreció pintar los trampantojos del edificio de la calle de la Sal esquina con Postas, frente a la Posada del Peine. Allí, la imaginación de Mingote le llevó a dibujar unos falsos balcones desde los que los personajes de «Fortunata y Jacinta» contemplan aún hoy a todo el que pasa —y son muchos— hacia la Plaza Mayor.

Los trampantojos se instalaron en noviembre de 2001. En el primer piso, están Benito Pérez Galdós con las dos mujeres de su novela más conocida, junto al galán de ambas, Juanito Santa Cruz. En el segundo, un matrimonio burgués y un galanteador de señoras, acompañados de un obrero. El cuadro se completa con las figuras del tercer piso, el «militar más o menos golpista» y el «poeta romántico». Y más arriba, en la buhardilla, «los artistas, la vida bohemia, las estrecheces económicas».

El relojero de La Sal

«A Mingote le hizo mucha ilusión este encargo», recuerda Sigfrido Herráez, entonces concejal de Vivienda y responsable directo de esta decoración. Aunque, confiesa, «la idea en realidad fue de Ángel Manuel García», dueño de la centenaria relojería de la calle de la Sal y presidente de la Fundación Villa y Corte. La relojería también tiene, por cierto, una huella del arte de Mingote, en forma de cartel anunciador del establecimiento.

Pero igual que subió a las alturas, el genial dibujante descendió al inframundo… en este caso, al del suburbano madrileño. Y allí, en 1987, inmortalizó la estación de Retiro dotándola de tres de sus dibujos, convertidos en murales de azulejo que se inspiran en el «Parque del Retiro fantástico» que tantas veces imaginó en sus paseos.

La «otra Puerta»

Una de sus actuaciones más celebradas en la capital fueron los monumentales toldos que dibujó para cubrir la Puerta de Alcalá durante su restauración, en 1992. Su tamaño y colorido y la gracia de sus figuras convocó a miles de madrileños, que se desplazaban hasta la zona sólo por disfrutar del espectáculo.

En una de las caras, aparecía Carlos III y a su lado canteros, juglares, la nobleza, el pintor Goya y una aristocrática pareja que representaba, según dijo entonces Mingote, al alcalde Álvarez del Manzano y su esposa. Detrás pueden verse a varios albañiles, que mediante una antigua polea, elevan la placa con el nombre del «rege carolo III» hasta la parte superior del monumento, aún sin concluir.

El oso y el atasco

En un lateral, un hombre pinta sobre la pared «Biba la Kultu…», mientras el oso y el madroño sonríen ante una pancarta que alude a la Capitalidad Cultural Europea, que celebraba ese año Madrid. La otra cara reflejaba la época moderna, con sus turistas y sus coches atascados.

Tanto gustaron, y tanto éxito tuvieron, que dos años después volvió a utilizarse la misma idea para cubrir, esta vez con dibujos de inspiración marinera, la fuente de Neptuno durante su restauración.

NOTICIA SACADA DE LA WEB ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *